Desaceleración en los mercados emergentes: No es solo un bache

Por Evridiki Tsounta y Kalpana Kochhar

(Versión en English)

Las economías de mercados emergentes han experimentado un crecimiento vigoroso, con un crecimiento anual durante el período 2000–12 del 4¾%, en promedio, 1 punto porcentual  más alto que en las dos décadas anteriores. En los últimos dos a tres años, sin embargo, en la mayoría de estas economías el crecimiento se ha enfriado, y en ciertos casos con bastante rapidez.

¿Es la reciente desaceleración solo un bache o se trata de un indicio de una situación más crónica? Para responder a esta pregunta, examinamos en primer lugar los factores que explican este fuerte crecimiento.

En nuestro nuevo estudio observamos que el aumento del empleo y de la acumulación de capital, como por ejemplo edificación y maquinaria, continúan siendo los principales impulsores del crecimiento en los mercados emergentes. Juntos, dan cuenta de 3 puntos porcentuales del crecimiento anual del PIB en 2000–12, frente a 1¾ puntos porcentuales atribuibles a mejoras de la eficiencia de los insumos de producción, a lo cual los economistas suelen referirse como productividad total de los factores (gráfico 1).

También observamos que la aceleración de la actividad económica en los años 2000 en comparación con la de los años noventa se explica únicamente por un aumento de la productividad total de los factores. Después de haber retrocedido en América Latina y en Oriente Medio y Norte de África en décadas anteriores, la productividad total de los factores está en aumento en las economías de mercados emergentes de todas las regiones (véase un análisis específico sobre América Latina en nuestro blog anterior).

Este no es un fenómeno inusual en épocas de prosperidad económica. Pero las mejoras de la productividad total de los factores también son reflejo de algunos factores estructurales (permanentes), como la reasignación de insumos hacia sectores más productivos y los beneficios de anteriores reformas (incluidos los derivados de la desregulación y de la liberalización comercial y financiera). Esta situación es positiva para los mercados emergentes.

Menor crecimiento potencial

Después de identificar las causas del fuerte crecimiento en los mercados emergentes durante los años 2000, pasamos a considerar si la desaceleración justifica una “visita al doctor” o si se trata solamente de un bache del que irá recuperándose.

En un blog anterior, demostramos que esta desaceleración obedeció en gran medida a factores externos, aunque también entraron en juego factores internos. La posibilidad de que la desaceleración persista dependerá de que esta haya sido ocasionada por factores transitorios (cíclicos) o por factores más permanentes (estructurales). Nuestro estudio parece indicar que, en promedio, los factores cíclicos y estructurales son igualmente importantes para explicar la desaceleración del crecimiento en los mercados emergentes durante los últimos años (gráfico 2).

¿Es esto bueno o malo para la economía mundial? Veamos: Esto implica que una parte de la desaceleración en los mercados emergentes —la parte cíclica— sería solamente un bache, y que el crecimiento debería ser más vigoroso una vez que repuntara el crecimiento en las economías avanzadas.

Al mismo tiempo, nuestros resultados sugieren que los mercados emergentes tendrán más dificultades para mantener las elevadas tasas de crecimiento de los años 2000 en los próximos 3-4 años, dado que parte de la desaceleración refleja una disminución del crecimiento potencial y, por lo tanto, es de carácter más permanente. Las estimaciones de las tasas de crecimiento potencial en los mercados emergentes para los próximos 3-4 años, del 3½%, sugieren que el crecimiento será, en promedio, 1¼ puntos porcentuales más bajo que en la década de 2000, aunque la magnitud del impacto varía de un país a otro (gráfico 3).

La desaceleración proyectada del crecimiento potencial se atribuye a varios factores. En primer lugar, se prevé que la inversión (es decir, el crecimiento del stock de capital físico) se moderará, a medida que empiecen a subir las bajas tasas de interés mundiales que facilitaron la gran afluencia de capitales a la región y que se estabilicen los precios de las materias primas. Además, en los años venideros la contribución de la mano de obra probablemente se vea restringida por algunos factores naturales, como el envejecimiento de la población. Por último, en aquellos países donde se permitió la acumulación de desequilibrios externos y financieros, el crecimiento será lento a medida que estas economías abordan los riesgos que enfrentan sus balances.

Reformas estructurales al rescate

En consecuencia, las autoridades de los países de mercados emergentes deberán poner renovado empeño en las reformas estructurales orientadas a elevar la productividad, que pese a haber mejorado en los últimos tiempos, sigue siendo débil en comparación con las economías avanzadas (véase un análisis sobre reformas estructurales específicas en un informe reciente del FMI).

Por lo tanto, ¿dónde nos encontramos? La desaceleración del crecimiento en los mercados emergentes no es un fenómeno pasajero que se corregirá por sí solo con una intervención de política mínima. En algunos países, la transición hacia una tasa de crecimiento potencial más lenta puede ser deseable si esto significa avanzar hacia tasas de crecimiento más sostenibles y equilibradas.

Sin embargo, en otros mercados emergentes, este puede ser el momento propicio para reevaluar sus políticas y poner en marcha reformas estructurales que puedan contribuir a otro período de crecimiento vigoroso, a la convergencia del ingreso y al aumento de los niveles de vida. Como dijo sabiamente Winston Churchill, “Un optimista ve la oportunidad en cada dificultad”.

Deuda del sector corporativo en los mercados emergentes: Una puntada a tiempo podría ahorrar miles de millones

Por Julian Chow y Shamir Tanna

(Versión en English)

Se ha hablado mucho últimamente sobre el aumento de la deuda del sector privado en las economías de mercados emergentes. En nuestro reciente análisis, examinamos el sector corporativo en varios países y observamos que sus crecientes niveles de deuda podrían hacerlos vulnerables.

Las bajas tasas de interés mundiales registradas tras la crisis financiera mundial y las grandes cantidades de dinero volcado por inversionistas extranjeros han permitido a las corporaciones no financieras acumular niveles récord de deuda.

Después de la crisis, el crédito estaba fácilmente disponible, y la expansión económica contribuyó al crecimiento vigoroso de los ingresos, lo que ayudó a evitar que el apalancamiento aumentara a un nivel demasiado elevado y con demasiada rapidez. En los últimos tiempos, sin embargo, las perspectivas de un menor crecimiento están comenzando a ejercer presión sobre la rentabilidad de las empresas. Además, las mayores cargas de deuda han conducido a un aumento cada vez mayor de los gastos por intereses, a pesar de las bajas tasas de interés. Como resultado, la capacidad de las empresas para atender el servicio de su deuda se ha debilitado (gráfico 1).

Lea ms “Deuda del sector corporativo en los mercados emergentes: Una puntada a tiempo podría ahorrar miles de millones” »

Gestión del ingreso generado por los recursos naturales: ¿Qué le conviene hacer a una ministra de Hacienda?

Por Sanjeev Gupta y Enrique Flores

(Versión en English)

La Ministra de Hacienda contesta el móvil. La llamada es del Ministro de Energía, que le informa que el país acaba de descubrir yacimientos petrolíferos y que calcula que el ingreso generado por las ventas comenzará a aparecer en el presupuesto en los cuatro próximos años. Aunque la entusiasman las perspectivas de aumento de los ingresos —de hecho, el país rico en recursos naturales promedio obtiene de ellos más del 15% del PIB—, la ministra comienza a preguntarse cómo aprovechar esos ingresos para el desarrollo del país. Sabe que son aislados los casos en que los recursos naturales han actuado como catalizador del desarrollo; muchísimas veces han dado como resultado inestabilidad económica, corrupción y conflictos, un fenómeno conocido como “la maldición de los recursos”.

Lea ms “Gestión del ingreso generado por los recursos naturales: ¿Qué le conviene hacer a una ministra de Hacienda?” »

Subsidios al consumo de energía en América Latina y el Caribe

Por Gabriel Di Bella

Cuando no están focalizados en los grupos más vulnerables, los subsidios a la energía terminan beneficiando a los más ricos, generan desperdicio de recursos escasos, afectan la sostenibilidad fiscal, e impactan negativamente a la competitividad de la economía.

Los subsidios a la energía son un fenómeno mundial. Muchos países de América Latina y el Caribe (ALC) continúan otorgando subsidios generalizados a la energía. De acuerdo a la Agencia Internacional de Energía y a estimaciones del FMI, varios países de la región se encuentran entre los que más subsidios a la energía otorgan (Gráfico 1).

Lea ms “Subsidios al consumo de energía en América Latina y el Caribe” »

La era de la indiferencia benévola frente a los auges de precios de la vivienda ha terminado

Por Min Zhu

(Versión en English)

Los precios inmobiliarios están registrando alzas leves. ¿Deberíamos alegrarnos por ello? o ¿estamos viendo de nuevo la misma película? Recordemos cómo después de un auge que duró toda una década, los precios de la vivienda comenzaron a bajar en 2006, primero en Estados Unidos y luego en otros países, contribuyendo a la crisis financiera mundial de 2008–09. De hecho, nuestros estudios indican que, de las casi 50 crisis bancarias sistémicas registradas en las últimas décadas, más de dos tercios estuvieron precedidas por patrones de auge y caída en los precios de la vivienda.

Si bien la reciente recuperación de los mercados inmobiliarios (gráfico 1) es un acontecimiento positivo, tenemos que tomar precauciones para evitar otro auge insostenible. El sector de la vivienda es esencial para la economía de un país y tiene repercusiones sistémicas, razón por la cual el FMI se centra no solo en lo que ocurre a nivel nacional, sino también a nivel mundial.

Lea ms “La era de la indiferencia benévola frente a los auges de precios de la vivienda ha terminado” »

América Latina: Creciendo sin la locomotora de los commodities

Por Bertrand Gruss

Luego de una década de crecimiento excepcional, los precios de los commodities tocaron techo a mediados de 2011. Aunque siguen elevados, los precios han caído algo y esto le puede quitar brillo a las perspectivas económicas de América Latina.

De hecho, nuestro análisis en Perspectivas Económicas: Las Américas sugiere que al frenarse la escalada de precios de los commodities, el crecimiento económico de la región podría ser alrededor de 1,5% menor que durante el boom—aun si los precios se mantuvieran en los niveles relativamente altos de hoy en día.

Lea ms “América Latina: Creciendo sin la locomotora de los commodities” »

La política fiscal en América Latina: Echando menos leña al fuego

Por Alexander Klemm

Durante muchas décadas, la política fiscal en América Latina ha amplificado las fluctuaciones económicas: los gobiernos han apretado las riendas fiscales durante las recesiones y han aumentado el gasto durante los booms. Esto contrasta marcadamente con lo sucedido en las economías avanzadas, donde la política fiscal generalmente ha suavizado el ciclo, estimulando la actividad durante las recesiones y retirando el estímulo durante los booms, o al menos se ha mantenido neutral.

Sin embargo, en los últimos años, se han observado indicios alentadores de que los países de América Latina han comenzado a revertir esta tendencia, y las políticas fiscales han jugado un papel más estabilizador. De hecho, algunos países pudieron utilizar el estímulo fiscal durante la crisis financiera mundial.

¿Se mantendrá esta tendencia de manera permanente? ¿Es algo positivo? En nuestro último informe Perspectivas económicas: Las Américas examinamos la relación entre la política fiscal y el ciclo económico en América Latina en su conjunto y en distintos países.

Lea ms “La política fiscal en América Latina: Echando menos leña al fuego” »

¿Cómo pueden los países de bajo ingreso diversificar las exportaciones y crecer?

Por Chris Papageorgiou, Lisa Kolovich y Sean Nolan

(Versión en English)

Los países de bajo ingreso han dedicado mucho tiempo a reflexionar sobre cómo lograr un crecimiento más rápido, y nosotros hemos llevado a cabo varios estudios sobre este tema para ayudarlos. Hemos observado que aplicar una estrategia de diversificación de las exportaciones es una puerta que conduce a un mayor crecimiento para estas economías. Utilizando un nuevo conjunto de herramientas para medir la diversificación, nuestro análisis empírico muestra que la gama y la calidad de los bienes que produce un país tienen un impacto directo en el crecimiento.

Tendencias de los países

Históricamente, los países de bajo ingreso han dependido de un número limitado de productos primarios y unos pocos mercados de exportación como fuente de la mayor parte de sus ingresos de exportación.

Lea ms “¿Cómo pueden los países de bajo ingreso diversificar las exportaciones y crecer?” »

La nueva frontera: Economías en ascenso

Por Min Zhu

(Versión en English)

Existe un grupo de países de bajo ingreso en rápido crecimiento que está captando el interés de los inversionistas internacionales: las denominadas economías de frontera. Comprender cuáles son, en qué se diferencian y cómo han alcanzado su estado actual son temas importantes para la economía mundial porque estas economías combinan un enorme potencial con grandes riesgos.

Cuáles son

Lo primero que hay que señalar es que algunos de estos países ya se cuentan hoy entre las economías de ingreso mediano bajo. Aunque todavía no existe una definición formal, en términos amplios estos países han profundizado los mercados financieros, y ese es efectivamente el caso de Bangladesh, Kenya, Nigeria, Mozambique y Vietnam.

También han podido recurrir a los mercados internacionales de capital, y en este grupo se encuentran Bolivia, Ghana, Honduras, Mongolia, Nigeria, Senegal, Tanzanía, Vietnam y Zambia. Sus mercados, sin embargo, no son ni tan profundos ni tan líquidos como los de los mercados emergentes, pero en comparación ofrecen mayor rentabilidad y las ventajas de una cartera diversificada.

Lea ms “La nueva frontera: Economías en ascenso” »

Cómo las tasas de interés de Estados Unidos afectan a los mercados financieros de las economías emergentes

Por Alexander Klemm, Andre Meier y Sebastián Sosa

(Versión en Português)

Los gobiernos de la mayoría de las economías emergentes, incluidas las de América Latina, han reducido su exposición a las tasas de interés de Estados Unidos en la última década, emitiendo una mayor proporción de deuda pública denominada en moneda local.

Aún así, los cambios repentinos en las tasas de interés de Estados Unidos mantienen la capacidad de hacer tambalear los mercados financieros de las economías emergentes. Obsérvese el “taper tantrum” del año pasado, es decir, cuando la Fed indicó que tal vez comenzaría a reducir sus compras de bonos antes de lo previsto, generando un pronunciado aumento de los rendimientos.

La turbulencia del mercado se redujo desde entonces, y los inversores en los mercados emergentes están en general menos preocupados por las repercusiones de la política monetaria estadounidense. Pero, ¿qué nos indican las series de datos más extensas acerca de esos efectos de derrame? En nuestro último informe Perspectivas económicas: Las Américas, se analiza esta pregunta desde dos perspectivas distintas: los rendimientos de los bonos públicos y los flujos de capital.

Lea ms “Cómo las tasas de interés de Estados Unidos afectan a los mercados financieros de las economías emergentes” »