El financiamiento del gobierno con dinero del banco central

Por Luis I. Jácome

Hay países de América del Sur que en los últimos años han modificado sus leyes de bancos centrales para permitir que el banco central financie al gobierno. ¿Deben otros países seguir este camino?

En un trabajo reciente argumento que esta política es inconveniente, pues elimina un elemento central de las reformas de la banca central en América Latina que ocurrieron en las últimas dos décadas y que contribuyeron de manera importante a alcanzar una inflación baja y estable en la mayoría de los países de la región.

Impacto económico

En el corto plazo, el financiamiento del gasto público por parte del banco central tiene ciertos beneficios, pero también acarrea costos. El aumento en el gasto del gobierno tiene un efecto multiplicador sobre el resto de la economía que tiende a dinamizar la actividad económica. Sin embargo, el crédito que le concede el banco central al gobierno puede también generar presiones inflacionarias y un deterioro de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Para mitigar estos efectos negativos, el banco central debería absorber al menos una parte de la liquidez que ha creado, pero esto podría presionar al alza las tasas de interés y con ello reducir el consumo y la inversión del sector privado.

En el largo plazo el financiamiento del banco central al gobierno solo tiene efectos negativos. Un banco central que se dedica a financiar el gasto del gobierno pierde credibilidad como institución autónoma que formula la política monetaria sin interferencias y con horizontes que van más allá del ciclo político. La credibilidad de los bancos centrales es la que ha permitido que su política guíe las expectativas de inflación de la población hacia los niveles bajos y estables que han prevalecido en la mayor parte del mundo en la última década. Esa misma credibilidad es la que permitió a los bancos centrales actuar decididamente durante la crisis financiera mundial del 2008 para otorgar liquidez a los bancos en problemas, contener el colapso de los mercados de crédito y, posteriormente, adoptar una política monetaria contra-cíclica que evitó que la recesión se prolongue. Esa expansión monetaria no redujo la confianza de los mercados en la política monetaria y en los bancos centrales en general y, por tanto, tampoco genero inflación.

Desde una perspectiva histórica, en América Latina el financiamiento del gasto del gobierno y, en general, del déficit fiscal por parte del banco central constituiría una vuelta al pasado. Durante todos los periodos de alta inflación, que en América Latina alcanzó un promedio de casi 500 por ciento en 1990, el crédito del banco central representó una fuente importante de financiamiento del déficit fiscal.

Las consecuencias sociales negativas del aumento persistente y descontrolado de los precios llevaron a los países latinoamericanos—al igual que en otras partes del mundo—a reformar su legislación monetaria para prohibir o restringir el financiamiento del gasto público con dinero del banco central, como piedra angular de la lucha contra la inflación.

Prácticas internacionales

¿Qué podemos aprender de cómo regulan hoy los países el financiamiento del banco central al gobierno a nivel mundial? Una revisión de la legislación pertinente en una muestra de 152 países miembros del FMI revela los siguientes criterios:

  • más de dos tercios de los países prohíben totalmente el financiamiento del banco central al gobierno, o permiten solamente que se realice a corto plazo—los préstamos deben ser cancelados dentro del mismo año fiscal;
  • cuando los préstamos a corto plazo están permitidos—para cubrir posibles deficiencias de la caja fiscal originadas en la estacionalidad de los ingresos del gobierno—el monto de los préstamos suele ser pequeño, generalmente una proporción muy baja de los ingresos del gobierno en el año fiscal anterior. No se pueden conceder nuevos préstamos si existe una deuda pendiente del año fiscal anterior;
  • con muy pocas excepciones, la tasa de interés de los préstamos del banco central al gobierno está ligada a la tasa de interés de mercado a fin de evitar que el crédito sea subsidiado; y
  • en la gran mayoría de los países, el banco central sólo puede otorgarle créditos al gobierno central y no al resto del sector público.

La historia económica de los últimos años nos enseña que los bancos centrales tienen un rol gravitante en el buen funcionamiento de las economías, manteniendo una inflación baja y estable, en tiempos normales, y apuntalando el nivel de actividad en escenarios recesivos. Pero esto sólo es posible si los bancos centrales conservan la confianza de la gente; para lo cual se los debe dejar actuar sin interferencias del gobierno ni de los intereses del sector privado.

3 respuestas a “El financiamiento del gobierno con dinero del banco central”

  1. Sabiendo lo que sucedió en los 80s y 90s del siglo pasado, cuando varios paises latinoamericanos se debatieron en hiperinflaciones y tubieron que afrontar los costos de los programas de shock y ajuste estructural, creo que resultaria en una estupidez reconsiderar de nuevo el financieamiento al gobierno por parte de la banca central. En Guatemala, gracias a Dios se hizo una reforma constiucional en los 90s que le prohibe al banco central fianciar al gobierno, de lo contrario con la irresponsabilidad y corrupción que impera, nos estaríamos ahogando en altas inflaciones. Aún así, los últimos gobiernos de este país nos estan endeudando desmesuradamente comprometiendo la estabilidad macroeconómica.

  2. [...] de los bancos centrales, pasando a segundo termino la estabilidad de precios, que como bien observa Luis I. Jácome en la década de 1990 América Latina alcanzó en promedio una inflación del [...]

  3. El problema del financiamiento del tesoro no puede plantearse en abstracto. Que el banco central financie una porción del déficit fiscal en la fase recesiva del ciclo económico, es más conveniente a que el tesoro se endeude en los mercados internacionales, a tasas elevadas, con similar efecto de expansión monetaria, y con la carga de generar divisas adicionales para remunerar esa deuda.
    La cuestión no es si los instrumentos son viejos o nuevos, sino si son útiles para cumplir los objetivos macroeconómicos. El control de la inflación es uno, pero el crecimiento y el empleo son tan o más importantes que él.

Deje su respuesta

*