Cómo las tasas de interés de Estados Unidos afectan a los mercados financieros de las economías emergentes

Por Alexander Klemm, Andre Meier y Sebastián Sosa

(Versión en Português)

Los gobiernos de la mayoría de las economías emergentes, incluidas las de América Latina, han reducido su exposición a las tasas de interés de Estados Unidos en la última década, emitiendo una mayor proporción de deuda pública denominada en moneda local.

Aún así, los cambios repentinos en las tasas de interés de Estados Unidos mantienen la capacidad de hacer tambalear los mercados financieros de las economías emergentes. Obsérvese el “taper tantrum” del año pasado, es decir, cuando la Fed indicó que tal vez comenzaría a reducir sus compras de bonos antes de lo previsto, generando un pronunciado aumento de los rendimientos.

La turbulencia del mercado se redujo desde entonces, y los inversores en los mercados emergentes están en general menos preocupados por las repercusiones de la política monetaria estadounidense. Pero, ¿qué nos indican las series de datos más extensas acerca de esos efectos de derrame? En nuestro último informe Perspectivas económicas: Las Américas, se analiza esta pregunta desde dos perspectivas distintas: los rendimientos de los bonos públicos y los flujos de capital.

Lea ms “Cómo las tasas de interés de Estados Unidos afectan a los mercados financieros de las economías emergentes” »

Estabilizar a Ucrania

Por Reza Moghadam

(Versión en English)

Aun antes de que las tensiones geopolíticas desataran la fuga de divisas, los retiros de depósitos bancarios y el aumento repentino de las primas de riesgo, Ucrania enfrentaba complejos desafíos. La crisis lleva años gestándose, a causa de profundos problemas estructurales que dejaron al país vulnerable a la escasez periódica de financiamiento y casi en el nivel más bajo entre los países en transición. Por lo tanto, el programa que se formule para responder a la actual crisis en Ucrania deberá lidiar con ese legado.

Lea ms “Estabilizar a Ucrania” »

Reconsiderar el futuro del Estado: La reforma del gasto público

Por Sanjeev Gupta y Martine Gerguil

(Versión en English)

La crisis financiera mundial puso en evidencia la cuestión de la sostenibilidad de las finanzas públicas. Pero simplemente exacerbó una situación que tarde o temprano iba a suscitar interés, a saber: en todo el mundo los gobiernos han gastado cada vez más en las últimas décadas. Hemos examinado los factores que explican este aumento del gasto público, particularmente el gasto social, y en nuestra última edición del informe Monitor Fiscal consideramos algunas opciones para avanzar en la reforma del gasto.

Factores que explican el crecimiento del gobierno

El nivel de gasto de un gobierno refleja principalmente las preferencias del país con respecto al tamaño adecuado del gobierno y los servicios que proporciona. Sin embargo, desde hace varios años, el gasto público como porcentaje del producto económico global ha mantenido una trayectoria claramente ascendente. Esto puede atribuirse en parte a factores económicos fundamentales (gráfico 1).

Lea ms “Reconsiderar el futuro del Estado: La reforma del gasto público” »

Menor ritmo, desafíos crecientes: Perspectivas del FMI para América Latina y el Caribe

Por Alejandro Werner

(Versión en EnglishPortuguês)

Las perspectivas para el crecimiento mundial han mejorado en los últimos meses, impulsadas por una recuperación más vigorosa en las economías avanzadas. Sin embargo, en América Latina y el Caribe el crecimiento probablemente continúe  desacelerándose, aunque algunos países mostrarán un mejor desempeño que otros. En nuestra última edición del informe Perspectivas económicas: Las Américas analizamos los desafíos a los que se enfrenta la región y examinamos cuál es la mejor manera de hacer frente a los mismos.

La evolución de la política monetaria: Más arte y menos ciencia

Por Giovanni Dell’Ariccia y Karl Habermeier

(Versión en English)

La crisis financiera mundial sacó a la política monetaria de las economías avanzadas de la rutina casi autocomplaciente en la que se había afincado desde que la Reserva Federal de Paul Volcker derrotó a la inflación de Estados Unidos a principios de la década de 1980.

Simplemente hay que mantener la inflación baja y estable, poner como meta una tasa de interés a corto plazo y regular y supervisar a las instituciones financieras, repetía el mantra, y todo estará bien.

Por supuesto, muchos académicos y funcionarios, especialmente en los mercados emergentes, tenían una visión escéptica de ese sencillo credo. Pero no lograban grandes avances en contra de una doctrina aparentemente bien respaldada por sofisticados modelos teóricos, voluminosos estudios empíricos y más de 20 años de “Gran Moderación”, es decir, bajos niveles de inflación y de volatilidad del producto. Todo esto ha cambiado desde la crisis, y las ideas que alguna vez fueron marginales ahora han pasado a ocupar el centro de la escena.

Lea ms “La evolución de la política monetaria: Más arte y menos ciencia” »

América Latina y el Caribe: Adaptándose a la nueva realidad mundial

Por Alejandro Werner

(Versión en Português)

Como se explica en Perspectivas de la economía mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés), el nivel de actividad mundial ha repuntado desde mediados de 2013 y se prevé que siga mejorando en el período venidero. Proyectamos un crecimiento mundial ligeramente superior al 3½ por ciento en 2014, impulsado por una recuperación más rápida en las economías avanzadas.

En Estados Unidos, la actividad económica está cobrando ímpetu, al atenuarse los vientos adversos de origen fiscal. En la zona del euro, el crecimiento retomará valores positivos, respaldado por una menor contracción fiscal y una demanda externa más fuerte. Las economías emergentes, a su vez, continúan representando la mayor parte del crecimiento económico mundial, aunque el ritmo de crecimiento de su actividad económica probablemente se intensificará solo de manera moderada.

Lea ms “América Latina y el Caribe: Adaptándose a la nueva realidad mundial” »

Las finanzas públicas mejoran, pero no del todo

Por Sanjeev Gupta y Martine Gerguil

(Versión en English)

Últimamente ha habido una racha de buenas noticias en el ámbito económico. ¿Eso significa que las finanzas públicas por fin superaron lo peor? De acuerdo con la última edición del informe Monitor Fiscal, todavía no: la deuda pública se mantiene en un nivel elevado y la recuperación es desigual.

Empecemos por lo bueno. El déficit promedio de las economías avanzadas se ha reducido a la mitad de los máximos registrados en 2009. El coeficiente de endeudamiento promedio se está estabilizando. El crecimiento se está afianzando en Estados Unidos y se hace sentir nuevamente en la zona del euro; además, seguramente lo beneficiará la disminución del ritmo de consolidación de este año. Los mercados emergentes y los países en desarrollo han conservado la capacidad de resistencia, en parte gracias a la solidez de las políticas adoptadas en el período previo a la crisis. El anuncio del retiro paulatino del estímulo monetario estadounidense sacudió a algunos, pero no seriamente.
Lea ms “Las finanzas públicas mejoran, pero no del todo” »

Estabilidad financiera mundial: El inicio del punto de inflexión

Por José Viñals

(Versión en English)

La estabilidad financiera mundial está mejorando; hemos empezado a dar vuelta a la página.

Pero aún no se puede cantar victoria, ya que la solución de los desafíos que todavía afectan a la estabilidad mundial está más allá del problema de dependencia de la liquidez, el tema central del informe.

Avances

Hemos logrado avances importantes en los últimos años, que ahora están rindiendo fruto. Como señaló ayer Olivier Blanchard en la conferencia de prensa sobre las Perspectivas de la economía mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés), la economía estadounidense está cobrando fuerza, y eso sentará las bases para la normalización de la política monetaria.

En Europa, las políticas más sólidas han dado lugar a mejoras sustanciales de la confianza tanto en las entidades soberanas como bancarias.

En Japón, la Abeconomía ha tenido un buen comienzo: las presiones deflacionarias están cediendo y la confianza acerca del futuro está en aumento. Y las economías de mercados emergentes, tras haber atravesado recientemente varios episodios de turbulencia, están ajustando sus políticas adecuadamente.

Lea ms “Estabilidad financiera mundial: El inicio del punto de inflexión” »

Ahora que mejora la demanda, prestemos atención a la oferta

Por Olivier Blanchard

(Versión en English)

La dinámica que se perfilaba cuando publicamos la edición de octubre de 2013 de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés) es cada vez más patente. En otras palabras, la recuperación se está afianzando.

En la última edición del informe WEO, pronosticamos que el crecimiento mundial ascenderá a 3,6% este año y 3,9% el próximo año, frente a 3,0% el año pasado.

En las economías avanzadas, prevemos que el crecimiento alcanzará 2,2% en 2014, comparado con 1,3% en 2013.

La recuperación que estaba comenzando a echar raíces en octubre está cobrando no solo ímpetu, sino también alcance. Los diversos factores que mantenían frenado el crecimiento se están atenuando lentamente. La consolidación fiscal avanza a menor ritmo y los inversionistas ya no están tan preocupados por la sostenibilidad de la deuda. Poco a poco, los bancos se están fortaleciendo. Aunque estamos muy lejos de una recuperación plena, el tema de la normalización de la política monetaria —convencional o no— ya está en el tapete.

Sin embargo, no todos los obstáculos se están disolviendo al mismo ritmo, y la recuperación aún es despareja.

Lea ms “Ahora que mejora la demanda, prestemos atención a la oferta” »

¿Se ven aún afectados los mercados emergentes?

Por Aseel Almansour, Aqib Aslam, John Bluedorn y Rupa Duttagupta

(Versión en English)

La reciente desaceleración del crecimiento en los mercados emergentes está causando un creciente revuelo en los ámbitos de los mercados y de la política económica. Hay quienes piensan que buena parte del sideral ritmo de crecimiento a lo largo de la década de 2000 (gráfico 1) fue producto de las condiciones externas favorables: crédito barato y precios altos de las materias primas. Y temen, por lo tanto, que el crecimiento en las economías emergentes podría desacelerarse aún más ahora que las economías avanzadas están cobrando impulso y empiezan a normalizar sus tasas de interés, y los precios de las materias primas empiezan a revertirse.

Otros en cambio señalan que los factores internos o nacionales han hecho lo suyo, ya que las mejoras en la gestión de gobierno y las reformas estructurales genuinas al igual que las políticas sólidas han dado lugar a una transformación de fondo de las fuentes de crecimiento en los mercados emergentes hacia una trayectoria más baja pero más sostenible.

Lea ms “¿Se ven aún afectados los mercados emergentes?” »